Breve reseña del cine argentino

El cine argentino es considerado el mejor del mundo, en cuanto a idioma español se refiere. Desde sus inicios, la producción cinematográfica del país se ha caracterizado por ser de calidad, por lo que en la actualidad, las películas siguen recibiendo innumerables premios internacionales y fantásticas reseñas.

Por ello, quédate en este artículo y entérate de los aspectos más relevantes de la creación y evolución del cine en Argentina.

¿Cómo inició el cine en argentina?

En Latinoamérica existen varios países que cuentan con una cinematografía bastante desarrollada, como es el caso del cine argentino. Hoy en día, este posee el promedio más alto en audiencia, gracias a que las producciones son llevadas a cabo por artistas talentosos y directores excepcionales.

El 18 de julio de 1896 el cine llegó a Argentina, ese día se presentó en la ciudad de Buenos Aires la primera proyección cinematográfica. Posteriormente, en 1897 comenzaron a aparecer las cámaras francesas, lo que provocó que Eugene Pay, un francés residenciado en el país, se convirtiera en el primer camarógrafo, presentando un corto titulado “La bandera de Argentina”.

En 1898, el Doctor Alejandro Posadas inició con la producción del cine quirúrgico argentino, debido a que transmitía sus operaciones luego de filmarlas.

Asimismo, en el año 1900 se crearon las primeras salas de cines y los noticieros, lo que permitió que desde ese momento el cine argentino pasara por una evolución y una gran fama.

Evolución del cine argentino

La creación de las salas de cine en Argentina provocó que miles de productores se interesaran en filmar cortometrajes y largometrajes en el país, pasando por distintos géneros y estilos.

Cine mudo

En 1907 se inicia el primer cortometraje mudo en Argentina, lo que dio paso a la filmación de la película “El fusilamiento de Borrego”, dirigida por Mario Gallo.

Al contemplar la popularidad que estaban recibiendo estas filmaciones, se graban ese mismo año varias películas netamente argentinas, es decir, con productores y actores nacidos en el país. Por ejemplo La revolución de mayo y Amalia.

Posteriormente, el cine sonoro dio un giro inesperado cuando Federico Valle inicia una producción animada. Esta fue la primera película argentina con muñecos, la cual costó 25.000 pesos y obtuvo una recaudación de medio millón en tan solo 6 meses de exhibición.

Cine sonoro

El cine sonoro llegó a Argentina para satisfacer las exigencias de las personas que deseaban escuchar los acentos de los actores. Por ello, se comenzaron a realizar distintas producciones musicales, principalmente sobre el tango, provocando que en el año 1933 salga a la luz el primer filme argentino enfocado en este género musical.

Se recibieron muy buenas críticas sobre las presentaciones, lo que permitió que ese mismo año llegaran los cines argentinos otros éxitos. Tales como “Los tres berretines”, “Noches de Buenos Aires” y “Puerto Nuevo”.

Cine clásico

La competencia del cine estadounidense y del mexicano llevó al argentino a un período de crisis en el año 1940. La época de oro se estaba acabando en el país, hasta que se pusieron en marcha una gran cantidad de películas clásicas, las cuales se consideran obras magistrales.

Las películas más famosas en la década del cine clásico fueron Historia de una noche (1941) La guerra gaucha (1942) La dama duende (1945) Crimen de Oribe (1950), entre otras.

Cine de género

La evolución produjo que en la hoy en día exista el cine de género, el cual está enfocado en las películas de todo tipo, desde terror, romance y comedia hasta las policiales.

Igualmente, en Buenos Aires se realizan anualmente festivales destinados al cine independiente del país, recordando sus más grandes éxitos y actores. Aunado a ello, si se habla de los productores con mayor trayectoria y reconocimientos en la actualidad, la lista comienza con Pablo Trapero, Adrián García, Diego Parés y Hernán Sáez.